Un mundo sin violencia empieza en nuestro plato. OKi nos enseña como la paz tan anhelada sólo es posible si empezamos por respetar la vida de aquellos que son indefensos y están bajo nuestro cuidado.
Baja y reparte Okis, si es que te gusta la paz.